Ella imagina...

jueves, septiembre 13, 2007

en tierra de nadie


Apenas aterrizó por las calles circulares de Ámsterdam contrajo una pequeña otitis. Era una ligera infección.
Al son del allegre ma non tropo, navegando por la Serenísima, cada nota musical se adhería al cuerpo en forma de grano, hasta convertirse en urticaria.
Entre el bullicio de un bazar turco, un resbalón y un esguince en el pie izquierdo. Le quedaba el derecho.
Las casualidades estaban allí y las buscaba o no…
Una apendicitis en Washington, en Madrid una varicela, un cólico nefrítico en Yemen. En cada viaje, contraía una nueva enfermedad, y en lugar de coleccionar museos, monumentos, iglesias, estatuas, parques, jardines, calles, bancos, farolas, tejados o alcantarillas, comenzó a coleccionar instantáneas de hospitales.
Tal era su pasión por viajar, que poco le importaba aterrizar y llegar directamente al hospital. Algunos medios de comunicación se hicieron eco de la noticia. Los titulares le llamaban el enfermo viajero… En cada nuevo destino, le reservaban una habitación en el centro hospitalario. Visitó Bangkok, Estocolmo, Vietnam, Montevideo.
De repente, su pasión por conocer lugares desconocidos fue menguando en proporción inversa a las enfermedades que contraía. Las últimas eran auténticas rarezas médicas. Un día dejó de viajar y comenzó a sanarse. Vivió hasta los 74 años.

3 Comments:

Blogger IGNACIO said...

Normal cuidado intenso en cada viaje, y terminó sanando...

Bs.

3:49 p. m.  
Blogger txe said...

el ultimo viaje

8:38 p. m.  
Blogger El detective amaestrado said...

en nuestro pais lo tendría fatal, con las famosas listas de espera...

5:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home