Ella imagina...

sábado, agosto 04, 2007

sólo un beso


- O quizá no me quieras tú a mí – apenas han salido las palabras de mi boca, han llegado al oído de forma extraña. Me he sentido extranjero de mí mismo. He sentido un escalofrío. Sigo mirando sus ojos, buscando la dilatación de mi pequeño yo en su pupila. Sigo siendo pequeñito hasta convertirme en un fundido en negro al apartar la vista hacia el lado izquierdo.
- ¿Cómo? – interroga sorprendida.
- Me has entendido – añado mientras observo cómo su mirada se estremece herida mientras busco el mechero y un cigarrillo del paquete de tabaco, aplastado y arrugado del bolsillo trasero del vaquero.
- Nooo! – exclama contrariada.
- Sí. Acabas de decir que tú me quieres mucho, pero que cómo puedes tener la certeza de que yo te quiera a ti. Bien y ¿cómo puedo tener la certeza de que tú me quieres a mí? Más si cuestionas mi ciega fe, basada en palabras, en convenciones – Y ahora retrocederá tres pasos, girará el cuello de un lado para otro, me mirará desafiante y se reirá sarcásticamente apoyando en la a, porque sabe que tiene la patata caliente del amor entre sus manos y se quema -
- Jajaja… Yo sé que te quiero mucho – sentencia con una voz firme y segura.
- ¿Y cómo lo sabes? – le pregunto muy serio devolviéndole su propia pregunta.
- Lo noto. Lo siento – añade mientras pienso en que sus palabras también son convenciones.
- ¿Pero cómo puedes estar segura? – sigo preguntando sus propias preguntas, mientras busca palabras más bellas, mi mirada acaba de aterrizar en sus labios.
- Eres lo que más quiero. Nunca he querido a nadie como te quiero a ti. Daría mi vida por ti. Sin ti me faltaría el aire.
- ¿Me quieres de verdad? – continúo interrogando a la vez que avanza los tres pasos retrocedidos.
- Te amo. Ves mis manos… - me muestra las palmas de las manos -Te necesito… - Le agarro las manos y le susurro.
- Ya sabes lo que siento… - mientras nuestras bocas se entrelazan en un largo beso ciego.


1 Comments:

Blogger principito said...

Eso es amor. Consérvalo.

Besitos.

4:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home