Ella imagina...

jueves, julio 13, 2006

la importancia de llamarse bystrica…


La manecilla del nivel de la gasolina cayó de pronto a cero y el joven conductor del coupé afirmó que era cabreante lo que tragaba aquel coche.

- A ver si nos vamos a quedar otra vez sin gasolina- dijo la chica (que tenía unos veintidós años) y le recordó al conductor unos cuantos sitios del mapa del país en los que ya les había sucedido lo mismo.

El joven respondió que él no tenía motivo alguno para preocuparse porque todo lo que le sucedía estando con ella adquiría el encanto de la aventura. La chica protestó; siempre que se les había acabado la gasolina en medio de la carretera, la aventura había sido sólo para ella, porque el joven se había escondido y ella había tenido que utilizar sus encantos; hacer autostop a algún coche, pedir que la llevasen hasta la gasolinera más próxima, volver a parar otro coche y regresar con el bidón. El joven le preguntó si los conductores que la habían llevado habían sido tan desagradables como para que ella hablase de su misión como de una humillación. Ella respondió (con pueril coquetería) que a veces habían sido muy agradables, pero que no había podido sacar provecho alguno porque iba cargada con el bidón y había tenido además que despedirse de ellos antes de que diera tiempo de nada…

(Y así comienza el relato El falso autostop, que no va a transcribir, hasta que llegan a una gasolinera, donde la chica se baja para ir al aseo. Y el joven arranca una vez está lleno el depósito...)

El coche frenó y se detuvo justo al lado de la chica. El joven se agachó hacia la ventanilla, la bajó, sonrió y preguntó:

- ¿Adónde va, señorita?
- ¿Va hacia Bystrica? – preguntó la chica y sonrió con coquetería…
- Pase, siéntese – el joven abrió la puerta. La chica se sentó y el coche se puso en marcha.

El resto del relato, pueden degustarlo en el Libro de los Amores Ridículos, Milan Kundera.
p.d. la “k” vino por añadidura…

3 Comments:

Blogger ideas said...

Que interesante....

Habra que leer el resto del libro...

9:05 p. m.  
Blogger malambruno said...

Lo leí hace ya tiempo, no estoy seguro de recordarlo bien, ¿no iba (precisamente) de máscaras e identidades?

10:17 p. m.  
Blogger IGNACIO said...

Pues tendré que buscar el libro, porque una cosa he de comentarte, el título me agrada (Y es bastante)
Un abrazo.

6:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home